Top
La confianza y el CIS - Abiertopp
fade
3701
post-template-default,single,single-post,postid-3701,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

La confianza y el CIS

La confianza y el CIS

Esta semana hemos conocido el segundo barómetro del CIS de la “ era Tenzanos” y, como era de esperar, la polémica está servida.

El CIS es una institución prestigiosa cuyos estudios nos han ayudado a lo largo de los años para conocer la evolución social y política de nuestro país, por la calidad y la profundidad de esos estudios. Sin embargo, mentiríamos si dijésemos que nunca ha existido polémica a su alrededor. Su dirección es decisión del gobierno de turno y siempre han existido voces críticas con los nombramientos efectuados. Siempre la oposición ha acusado al ejecutivo de politizar y “apropiarse” del CIS, pero nunca asistimos a un caso como el actual.

El CIS ha estado dirigido por profesionales e investigadores de prestigio. José Luís Tenzanos a priori cumple con esas dos cualidades, pero hay un hecho diferenciador respecto a sus predecesores: hasta su nombramiento era miembro de la Ejecutiva Federal del partido que sustenta al gobierno. Para más inri son conocidos sus estudios electorales previos en los que casi siempre se sobreestimaba la intención de voto del PSOE, es lo que algunos expertos denominaban sarcásticamente como “efecto Tenzanos”. Con ese caldo de cultivo llegó a la presidencia del CIS, bajo la sospecha de politización de la institución y que tras la publicación de los dos primeros barómetros se ha hecho más patente ese “efecto Tenzanos”.

Qué ha cambiado y qué falla

  • La periodicidad del barómetro, que pasa de trimestral a mensual
  • El diseño y tamaño de la muestra. Aumenta la muestra y el número de puntos de muestreo.
  • La fórmula de estimación de voto se aplica una “cocina” inusualmente básica que no tiene en cuenta elementos como el recuerdo de voto, los indecisos o la participación.Los cambios introducidos suponen la ruptura con la serie histórica de los 22 últimos años, esto dificulta, por un lado, la comparativa de la evolución temporal y, por otro, la comparación de los resultados de estimación del voto debido al cambio de criterio en la “cocina”.

Ni la Ciencia Política ni la Sociología son ciencias exactas, por eso es necesario introducir una serie de coeficientes correctores para acercarse más a la realidad que se está estudiando a través de un estudio o barómetro como es el del CIS. De ahí que es necesario hacer reequilibrios en la muestra original para hacerla más representativa, medir las discrepancias en el recuerdo de voto o hacer una imputación de los indecisos a los partidos en función del análisis de diferentes parámetros.

La source url actual dirección del CIS trata de vender los resultados obtenidos como datos en bruto, sin embargo, esto no es así desde el momento en el que incluyen una columna denominada “Estimación de voto más simpatía (en % sobre voto a candidaturas)” que defiende como una “cocina” muy simple pero que la desvía de los resultados de las casas demoscópicas privadas de una forma excesiva y a todas luces sospechosa.

Intencion de voto y simpatía

follow url Estimar el voto contando solo como elementos la intención de voto directa y la simpatía hacia un determinado partido mina la credibilidad de los resultados del CIS y muestran una clara intencionalidad política. Históricamente el PSOE ha sido el partido que más simpatía recaba entre los electores, pero esto no quiere decir que sea al que van a votar, por tanto hacer una ecuación tan simplista parece a su ver un burdo método de engordar la estimación de voto a ese partido. Con esto además se consigue el principal objetivo: El titular de prensa. Crear el artificio de crear un estado de opinión positivo para los intereses del PSOE y del Gobierno de Sánchez. Esto último es lo que los expertos achacan al Barómetro de Tenzanos, laminar el prestigio de una institución para su utilización como un elemento de más de propaganda partidista.
Qué debería ser el CIS

El Centro de Investigaciones Sociológicas es el principal instrumento de análisis sociológico de nuestro país. Acapara los titulares cuando el estudio incluye un barómetro electoral. Pero en realidad son muchos más y muy valiosos el resto de los estudios que realiza a lo largo del año. Los estudios electorales son solo una parte de los que realiza el CIS pero son los que mayor expectación generan entre los medios de comunicación y la ciudadanía en general.

Es necesario que una institución clave para el análisis de la sociedad española tenga follow site total y absoluta credibilidad y por tanto ofrezca confianza. EL CIS ha de estar alejado de los vaivenes políticos, de los cambios de gobierno. La confianza ha de sustentarse por la calidad de sus estudios, la apertura de datos y la profesionalización de su dirección. El sistema de elección de su dirección ha de configurarse alejada de la política, no coincidiendo con los ciclos gubernamentales y en base a criterios de profesionalidad y prestigio. Los partidos no deben colar en la dirección de las instituciones a sus afines puesto que mina la credibilidad y la confianza en las mismas. go to site Y justo esto es lo que necesita el CIS, recuperar la confianza.

Manu Jiménez