Top
El nuevo código ético del PP - Abiertopp
fade
3631
post-template-default,single,single-post,postid-3631,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El nuevo código ético del PP

El nuevo código ético del PP

Cuando comenzamos la aventura de congresoabiertopp, lanzamos a los entonces candidatos a la presidencia del partido un decálogo de medidas en torno a la idea de gobierno abierto y centradas en la ética y regeneración, la transparencia, la participación y la rendición de cuentas.

Lo pedimos

Esta semana, poco más de tres meses después el Partido Popular ha hecho público su nuevo “Código Ético y de Conducta”, hecho que nos complace pues era la primera de las propuestas de nuestro decálogo. Sin embargo, el politólogo que llevo dentro me lleva a revelarme ser más crítico.

Este Código, como también lo son los de otros partidos, se basan en recoger principios básicos de ética y de conducta y en detallar, cual texto normativo, el proceder y la actuación de los miembros del partido y la organización en su conjunto, fundamentalmente atendiendo a la legislación vigente. Pero para eso ya tenemos las leyes, aunque hay que destacar que el Código también recoge medidas que van más allá de los preceptos legales pero que son demandadas por la sociedad y que pretenden ser las pautas para la regeneración.

Lo bueno

Hablemos primero de varios aspectos positivos del nuevo Código:

1.- Las áreas y temáticas sobre las que se centra: desde la financiación del partido hasta la promoción de la igualdad o la conciliación, pasando por la contratación o el uso de las tecnologías de información. El Código trata de ser suficientemente amplio para cubrir cualquier aspecto del funcionamiento interno de la organización.

2.- El Bloqueo de las “Donaciones sospechosas”. Si hay un aspecto en el que el Código trata de incidir es en la pulcritud de la financiación del partido y establecer mecanismos que prevean cualquier tipo de sospecha o conducta ilícita parece acertado.

3.- Atender a los usos y costumbres socialmente establecidas a la hora de aceptar cualquier tipo de regalo, invitación o prebenda es algo que la sociedad demanda y que es un buen inicio como pauta de actuación de cualquier político.

4.- La contratación. El código nos habla de los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, igualdad y no discriminación en la contratación de la exclusión de empresas que hayan acreditado conductas o comportamientos reprobables administrativa o penalmente junto con una evaluación periódica de la contratación y los proveedores.

Lo mejorable

Existen también aspectos en los que, en mi opinión, se ha perdido una opción de avanzar. El buen gobierno de cualquier organización y entidad ha de estar marcado por unas pautas éticas y en ese sentido este código cumple su función, sin embrago hay que huir de textos grises y de lenguaje funcionarial y ser, sobre todo, más incisivos y plantear medidas más concretas. En ese sentido, hay una serie cosas que podrían mejorarse en el nuevo Código:

1.- El principal órgano garante del mismo y el que, además, tiene la obligación de darle la difusión necesaria es el Órgano de Cumplimiento Normativo, supervisado este por el Comité de Derechos y Garantías. Además, pone en valor el Canal Interno de Denuncias. Hasta aquí todo bien, pero ¿conoce el común de los afiliados y simpatizantes la existencia de dicho canal? ¿Y de su protocolo de funcionamiento? También sería deseable incluir en este apartado las declaraciones de bienes e intereses de los máximos responsables y que tanto el OCN como el CDG velaran por ello.

2.- Transparencia. Existe vida más allá de la contabilidad. Una apuesta por la transparencia exige mayo desarrollo de ese apartado ampliado campos y mejorando la publicidad activa del partido.

3.- La contratación. Sí, era uno de los aspectos positivos, pero podría mejorarse con la constitución de mesas de contratación e incluso con un perfil del contratante que favoreciera la concurrencia y por tanto mejoraría la transparencia de la contratación efectuada desde el partido.

4.- Ausencia de mención alguna a las agendas. Como medida de transparencia y regeneración sería deseable la publicación de las agendas de los dirigentes del partido en el ejercicio de sus funciones. ¡NO! No valen las agendas informativas. Y si además se creara o publicara un registro de lobbies… la vida es sueño que diría Quevedo.

5.- Se hecha de menos una prohibición de contratar a familiares o empresas con las que de alguna manera tengan vinculación o interés económico o procurar beneficios de cualquier tipo a los mismos.
Este ha sido un breve repaso por el nuevo Código Ético y de Conducta, se que alguien echará de menos más menciones a la financiación, al tráfico de influencias, al fraude fiscal, a la protección de datos y a otros aspectos que están en el Código, pero eso lo dejamos para un futuro post.

RECURSOS

Código ético del PP (aquí)

Prensa (noticias)

ElDiario.es

El Mundo

Francisco L. Carvajal