Top
El afiliado pasivo (II) - Abiertopp
fade
3584
post-template-default,single,single-post,postid-3584,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El afiliado pasivo (II)

El afiliado pasivo (II)

En mi anterior post, a modo de previa, elevaba a una nueva categoría – afiliado pasivo– a aquel afiliado del partido, que así consta, pues un día decidió afiliarse y que libremente, sin darse de baja, decide permanecer pasivamente en la organización.

follow Y decide permanacer, sin ejercitar todas las potestades que los Estatutos le permiten, en cuanto a sus derechos electorales, tanto de optar a cargos orgánicos, participar en los procesos electivos a través del voto directo o de su propia elección como compromisario, o a ser escuchado en las numerosas reuniones y actos que cotidianamente celebramos, de cara consensuar estrategias políticas o para hacer públicas éstas.

La participaciópn en el PP

source site Pero es una realidad que hay que asumir: el Partido Popular, líder en España, en cuanto afiliación se refiere, también, es líder en afiliados censados que no participan activamente.

Ante esto, ¿qué hacer? Ciertamente, explicar en pocas líneas por qué ha ocurrido esto, deviene en inabarcable; no obstante, sí que quiero señalar, un vértice que no puede dejarse pasar: el censo, que es el gran perdedor, toda vez que a día de hoy, no sabemos con exactitud, cuántos afiliados pasivos existen y cuántos afiliados censados, en realidad, no lo son.

El Partido Popular, como cualquier otro partido político, se organiza bajo la lógica premisa de toda democracia: el principio de legalidad. Y como tal, la única manera de observar este problema, la actualización del censo, ha de llevarse a cabo, por medio de la ley y de nuestros Estatutos.

En este sentido, si nos detenemos en la L.O. 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, se hace referencia al censo, aunque no así citado, en dos artículos; a saber:

En la regulación del contenido de los Estatutos, en su artículo 2.m),

“El régimen de documentación, que incluirá en todo caso el fichero de Afiliados y el Libro de Actas”

Y como “derecho” del afiliado, en el artículo 8.3, del mismo cuerpo legal:

“Los partidos políticos dejarán constancia de la afiliación de sus miembros en el correspondiente fichero que se regirá por lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal”

follow En una primera aproximación, podemos afirmar que:

la ley de Partidos no tiene una especial preocupación en cuanto al censo de los partidos se refiere, remitiéndose a la no menos necesaria protección al derecho a la intimidad del afiliado, en cuanto al tratamiento de sus datos se refiere.

La ley de Partidos tampoco trata el tema capital que aquí nos ocupa: cómo actualizar el censo ante la pasividad del afiliado.

La legislación de protección de datos, (Reglamento, (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas) en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, por desgracia para este post, no refiere nada hacia el aportante de datos que pasivamente desaparece y deja a su elección el ejercicio de derechos proactivos, para su ejercicio, si así se dispusiere.

Como go to site conclusión a este punto, y bajo el articulado legal antedicho, que habilita un cierto espacio de libertad de actuación, a la hora de gestionar internamente el censo de afiliados del partido, ha de enfatizarse que la solución pasa por una modificación estatutaria que prevea un funcionamiento específico del censo, así como las consecuencias del afiliado para aquel que no actualice o su datos, o cuya militancia se halle, libremente, silente o en hibernación.

Rodrigo García