Top
El afiliado pasivo (I) - Abiertopp
fade
3345
post-template-default,single,single-post,postid-3345,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El afiliado pasivo (I)

El afiliado pasivo (I)

El afiliado

A raíz de la activación del procedimiento legalmente establecido, por medio de nuestros Estatutos, para la elección del nuevo presidente del partido, en la persona de Pablo Casado Blanco, se ha puesto de manifiesto el peso, la importancia, y el control que el afiliado posee a la hora de elegir los cargos orgánicos que representan al partido en su vis externa, y cuya labor es la de mostrar y convencer a la sociedad, de nuestro proyecto democrático, liberal, de raíz cristiana, y acorde al siglo XXI, que representa el Partido Popular; un partido comprometido con su tiempo, que resuelve los problemas contemporáneos con soluciones presentes, sin ataduras dogmáticas que impidan el verdadero progreso de la sociedad, concentrado en aumentar el bienestar de la misma por medio de su libertad y responsabilidad individuales y fiscales; pero también, en su vis interna, constatándose que el afiliado, por los cauces estatutariamente previstos, goza de un poder en la organización desconocido en otros partidos, los cuales, aprovechan la “militancia” como sinónimo de “afiliado” a los solos usos de ratificación de medidas polémicas ya decididas por una cúpula alejada e impermeable de toda coherencia que no sea la suya propia.

En este contexto histórico –la elección de presidente- y a sabiendas que el Partido Popular es la organización política de España con mayor número de afiliados (y la segunda de Europa, tras la CDU alemana), al haberse movilizado toda la estructura orgánica en pro del procedimiento, para su implicación, y para el ejercicio de sus derechos electorales activos y pasivos, se ha elevado la razonable duda de cuántos afiliados pueblan el censo del Partido.

Desde el punto de vista político, tal circunstancia ha sido torticeramente utilizada para erosionar al Partido Popular, dando a entender como que es o un partido minoritario, o menos representativo de la sociedad, o como si organizativamente no tuviera los elementos adecuados para controlar la realidad numérica de afiliados reales.

En un plano general de análisis democrático y legal, lo cierto y verdad es que todos los partidos políticos están obligados a tener un censo realmente ordenado y con un patrón de funcionamiento que vaya más allá de una base de datos, con nombres, apellidos o direcciones postales.

Así pues, y constatado por medio del proceso electoral interno antecitado, que puede haber dudas, entre el censo y el número de afiliados reales del partido, desde “abiertopp”, se tiene el convencimiento de que es necesario implementar ideas y procedimientos que permitan saber cuántos afiliados existen y cuántos afiliados, aun poseyendo dicha cualidad, no interactúan con el partido, conforme a las posibilidades que estatutariamente así están establecidas. A este grupo de afiliados, lo denominaremos el afiliado pasivo, definido como “aquel afiliado que en su día cumplió los requisitos para que se le considere como tal, y que sin embargo, materialmente hablando, no ejerce su condición”, ya sea con su trabajo, con su apoyo al partido, o en la no participación al derecho de sufragio activo, cuando haya que inscribirse en un proceso electivo de cara a elegir cargos orgánicos, o, en su caso, en el pago de la cuota.

see No cabe duda que el tratamiento y consideración a estos afiliados, es multidisciplinar, complejo y que afecta a la normativa legal de partidos, así como a los Estatutos; pero desde “abiertopp”, tenemos el claro convencimiento de que se pueden aportar soluciones concretas con un único fin: fortalecer internamente al Partido Popular para seguir siendo el único partido –por desgracia para España- capaz de hacer una sociedad más libre y por ende, más próspera para todos los españoles.

Rodrigo García