Top
Divide y venceras - Abiertopp
fade
3677
post-template-default,single,single-post,postid-3677,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Divide y venceras

Divide y venceras

Por Carlos Espinosa (@Carlos_emateo)

 

El panorama político español cambia de forma acelerada. Pero ¿los ciudadanos conocen las principales reglas del juego democrático español? ¿saben identificar los elementos interrelacionados del sistema electoral? ¿son conscientes de los principales efectos y consecuencias?

Desde la última década hemos observado un cambio brusco en el sistema de partidos. La compleja y duradera crisis económica de 2008, sumada a las restricciones políticas severas de ajuste de las instituciones europeas, hizo inevitable satisfacer los crecientes intereses que demandaba la ciudadanía.

Desafección política

La desafección en la política llegó. Nuevas plataformas, movimientos y partidos políticos vieron una extraordinaria oportunidad, con mensajes populistas de tintes demagógicos, para romper con el bipartidismo imperfecto al que los ciudadanos habían dado la confianza desde la transición.

Hoy en día, nos encontramos con un sistema multipartidista, con una creciente volatilidad y fragmentación, que hace inevitable acudir a las reglas de juego parlamentario para que los representantes políticos acuerden, negocien o pacten con el partido preferente para que llegue al poder y se mantenga en él.

El ciudadano y el Congreso.

Muy alejado de ello se encuentra, generalmente, el ciudadano. Por eso mismo a la hora de elegir a quién entregar su confianza, deben tener un conocimiento del sistema electoral, más ahora que nos enfrentamos a un periodo de comicios continuos.

El Congreso de los Diputados cuenta con una magnitud de 350 escaños que se asignan en las 52 circunscripciones de ámbito provincial. Partiendo de que el mecanismo ofrece inicialmente 2 escaños a cada provincia, los 248 escaños restantes serán repartidos en función del número de la población en cada una de las provincias. Una vez celebradas las elecciones, dichos escaños serán asignados en proporción a los votos que reciban los partidos políticos en cada provincia, utilizando la fórmula electoral d´Hondt y teniendo en cuenta la barrera electoral legal del 3% provincial. Es decir, sólo se distribuyen los votos entre aquellos partidos que hayan superado dicho porcentaje.

¿Qué consecuencias genera el reparto de escaños por provincia? En primer lugar, los partidos que obtienen un mayor porcentaje de escaños que porcentaje de votos tienen una “prima” frente a la penalización de los partidos minoritarios. Del mismo modo, existe un peso excesivo de los partidos nacionalistas e independentistas, hecho que observamos en la actualidad.

División

<<Divide y vencerás>>. Esta estrategia rompe con la estructura de unidad, permitiendo que el opositor logre su objetivo final: llegar al gobierno y mantenerse en él. Todo ciudadano debe conocer las reglas básicas del juego electoral, a partir de ahí, cada cual toma su decisión libre, directa y secreta. Si bien la izquierda se fragmentó de tal manera que era imposible su gobernabilidad hasta el 2018, que consiguieron el gobierno mediante una moción de censura acordada por las fuerzas minoritarias.

Del mismo modo, la derecha sufre ciertas fracciones de populismo demagógico, arropadas por el cuarto poder de la izquierda mediática y de partidos políticos, con la intención de que se divida para que los primeros, venzan.

Actualmente el Partido Popular sigue siendo el principal partido del espectro centroderecha y derecha. Si se produjera una creciente volatilidad y fragmentación entre sus votantes hacia otras fuerzas políticas, el PP perdería tal número de escaños en sus provincias que no recuperaría facilmente el espectro derecha, sino más bien la izquierda.

Tal vez sea lo que muchos esperan.

 

Carlos Espinosa Mateo es politilogo y estudiante del Máster de Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política de la Universidad Camilo José Cela

Manu Jiménez