Top
¿Cómo sobrevivir a una campaña 2.0 en 2019? - Abiertopp
fade
4241
post-template-default,single,single-post,postid-4241,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Cómo sobrevivir a una campaña 2.0 en 2019?

¿Cómo sobrevivir a una campaña 2.0 en 2019?

Rafael Serrano Rodríguez @falyserrano

Directivo Público. Experto en comunicación estratégica.

 

No existe manual. Ni tan siquiera existen recetas que puedan aplicarse de forma genérica. Al contrario a como muchos piensan, aconsejan, escriben o pontifican, no existe una solución o estrategia predefinida que garantice un mínimo éxito o nos salve de un estrepitoso fracaso.

 

El valor y la estrategia

 

Lo que sí tenemos a estas alturas de infoxicación, gran procastinación, y realities de fake news, son dos palabras-valor casi mágicas, a modo de bálsamo y herramientas multiusos: una de ellas es la confiabilidad. Cualquier campaña en 2019 que no tenga como objetivo un valor poliédrico como la confiabilidad está destinada al más estrepitoso de los fracasos. Si además la aliñamos con otros ingredientes como la transparencia, buen gobierno, eficacia, eficiencia, experiencia, capacidad y trayectoria de honestidad, hemos empezado bien. Lo difícil es lograrlo mediante un mensaje y estrategia de la que dimanen los valores sin citarlos expresamente. Es el arte de la comunicación política. Y ahí es donde interviene la segunda de las palabras-valor: sentido común.

 

¿Y hecho esto? La estrategia. Fundamental definir los objetivos, de la forma más cuantificable posible; la audiencia, y la forma de aumentarla y el contenido que le facilitaremos, con la idea de dialogar sobre el mismo. Siempre dialogar informando. Para la generalidad de los ciudadanos el ámbito administrativo, su cocina, y la gestión política le queda muy lejano. go here Necesita explicaciones de “amigos”. Esto genera interacción, confianza, cercanía y aunque expone a críticas, la recepción de estas y los argumentos también la hacen crecer demostrando proximidad, y facilidad de acceso a las fuentes directas. Y lo más importante, favorece la propagación, primer escalón de la viralidad tan codiciada y oportunista, y que por cierto tenemos que promover.

 

¿Y cómo?

 

Pues no debemos abrir perfiles en redes sociales que después se abandonan, o que están abandonados por mucho tiempo. En estos casos es preferible usar los del partido, agrupación, o colectivo. Por tanto, sentido común. Nuestra forma de ser debe de ser coherente online y offline, y debemos mostrarnos tal como somos, y si disponemos de pocos medios, pues demostrar que los aprovechamos bien para animar a la participación, siempre.

 

Independientemente de que tenemos que aprovechar los dispositivos móviles, el ansia de consumo de información se multiplica por cinco, cuando se trata de videos y no de notas de prensa al uso. Y hay que aportar valor, y para portar valor hay que informar, y para informar bien hay que preguntar qué se quiere saber.

 

get link Los canales no son muchos, twitter para informar con inmediatez e interaccionar lo imprescindible con compañeros de partido, otras autoridades, y canales oficiales. Con dos o tres twits diarios es más que suficiente. Estamos y nos ven. Y siempre respondiendo a los mensajes directos. Instagram, esa red que crece y crece sin parar, que es aspiracional y que resulta fundamental para llegar a la franja de edad entre 18 y 25 años con al menos dos publicaciones diarias. Eso sí, con fotos bien hechas y compartiendo un mix de vida personal para mostrar el lado humano. Y por último, el as de la baraja, Facebook. ¿Perfil o página? Siempre página, pues nos permite medir si lo hacemos bien o lo hacemos mal. Y lo más importante de todo, es que no dejaremos nuestro Facebook en manos del cuñado de turno, sino de alguien que nos conozca muy muy bien, y sepa hacernos confiables con muchísimo sentido común.

Rafael Ayala